Las huellas de la pandemiaRegión

“Aprendí a tocar el violín sin que nadie me enseñé”: Lucho Aldana, un legado de cultura tarijeña

El folclorista había vencido a la COVID, pero las secuelas de la enfermedad agravaron  su cirrosis pulmonar 

El Buró

(febrero, 18/2021) Tarija despertó de luto, pues el legendario Luis “Luchito” Aldana partió de este mundo a sus 89 años, así lo confirmó la familia.

Luchito, el cantautor que forjó revalorizó la cultura tarijeña, arrastraba dolencias de una cirrosis pulmonar que se agudizó con el contagio del virus.

Luis Aldana nació en Santa Rosa, una comunidad en la provincia Gran Chaco.

“He crecido a caballo, montadito en pelo, desde chiquito he aprendido ir al pueblo cuando me mandaban mis papas a comprar”, dijo en vida, Luis Aldana en un   documental realizado por la Casa de la Cultura.

Su primer violín lo tuvo a temprana edad, se lo regalo un vecino, quien le fabricó instrumento de acorde a la estatura del niño Luchito.

“Aprendí a tocar el violín sin que nadie me enseñé”, decía Aldana.

Estudio en la Normal de Canasmoro, donde se destacó por su destreza en la agricultura, por lo que fue promovido al segundo año.

Aldana conformó su primer grupo musical “Los arrieros”, pero gracias al legendario profesor Nilo Soruco cambiaron el contenido musical y con ello el nombre del grupo que pasó a denominarse “Los Montoneros de Méndez”.

“Decidimos hacer música netamente folclórica, música criolla, incluimos en nuestro repertorio la caña, el erke, el violín, la copla, la tonada, la danza. Nosotros hemos sorprendido a la gente saliendo a escena bailándola rueda chapaca con los diferentes instrumentos que tiene Tarija”, decía Aldana.

Pero la vida artística de Lucho estuvo marcada por las dictaduras militares en Bolivia, pues junto a los Montoneros compusieron y cantaron música de protesta.

“Comenzamos a cantar música de protesta, música revolucionaria, música de denuncia, música que pedía la justica social, eso ha hecho que nosotros seamos apresados muchas veces en los tiempos de las dictaduras, hemos sufrido represión, destierro”.

Padre de 5 hijos y casado con Yolanda Rojas, Luis Aldana también fue un amante y apasionado de la poesía costumbrista chapaca.

El Salón del Magisterio de Jubilados será el espacio para velar los restos de Luis Aldana. El entierro se realizará mañana en el Cementerio el Jardín.