Nacional

Penoco, el perrito que acompaña al bloque de chiquitanos en la Marcha Indígena

Cuando los indígenas marchan, él marcha; cuando se detienen, él también descansa. Este martes el perrito Penoco llegó a la plaza 24 de Septiembre de Santa Cruz después de recorrer más de 100 kilómetros junto al bloque de indígenas chiquitanos, quienes adoptaron al can en medio de su travesía.

Se acercó al bloque en el sector de Tres Cruces, a 114 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra. Allí algunas personas le invitaron un poco de comida. Luego, su llegada a la capital se puso en duda porque no lo volvieron a ver.

Sin embargo, en la siguiente parada reapareció. “Le gustó estar con la marcha, se acopló y fue a la par del puntero, que va adelante”. Comentó Germán Gil, uno de los indígenas del bloque Chiquitano en una entrevista con El Deber.

La cacique Beatriz Tapanache lo bautizó como Penoco. Este nombre es propio de una especie de árbol frondoso que abunda en la serranía de Chiquitos y protege del sol en días calurosos.

Penoco es atendido por Zoonosis.
Foto: Comunidades Campesinas Originarias

“En el camino se acopló a la marcha, porque también él es defensor de la tierra, porque ayuda a controlar el campo. Así como este perro vamos a tener bastantes para que nos ayuden a controlar a quienes intenten avasallar las tierras”, destacó Gil a su llegada a la plaza principal de Santa Cruz. Los indígenas marchan hasta la capital para exigir el respeto a su tierra.

La tarde del lunes, Penoco recibió atención médica de parte de funcionarios de la unidad de Zoonosis de la Gobernación de Santa Cruz.

“Primera baja chiquitana, nuestro perro Penoco… está deshidratado y las pezuñas peladas. Él necesita recuperarse, está en la plaza 24 de Septiembre”, reseña la publicación de Facebook de Transparencia Bolivia.

En imágenes que se publicaron durante la marcha, se puede ver a Penoco cerca de los marchistas, sentado o caminando.

“Este perrito nos siguió durante toda la marcha”, se lee en otra publicación sobre «el perrito que los chiquitanos adoptaron».

Página Siete